Consejos para el cuidado de tus libros

4:07:00



Bueno, pues pensando el otro día en subir alguna sección nueva se me ocurrió la genial idea de poner una sección dedicada al cuidado de los libros, ese tesoro tan preciado para nosotros. Seguramente más de uno ya conozca estos consejos y tal, pero para todos aquellos que aún los desconocen aquí tenéis unos cuantos: 

- El polvo y sí, aquí es donde la frase “te voy a echar un buen polvo” cobra más sentido. Pues este curioso tipo si no lo vigilamos y lo mantenemos a raya con una buena limpieza le puede hacer bien tras-tras a nuestros queridos libros. Para evitar que esto pase, debemos limpiarlos a menudo extrayéndolos de las estanterías, cogiendo uno a uno y pasándoles un trapo seco. También está bien hojear las páginas rápido para que el polvo que haya entre ellas salga fuera, recuerda limpiar también el mueble donde los tienes con un trapo húmedo.

- La colocación, eso que parece ser que tiene menos importancia, pues la tiene y mucho. Los libros debemos colocarlos en estantes planos y horizontales, además de ponerlos en posición vertical. Menuda tontería ¿verdad? pero seguro que hay alguien por ahí que los tiene en una balda ladeada y el libro en horizontal mientras una cascada de polvo lo riega por encima a la vez que el fuego lame su portada, fuera bromas… También es recomendable usar estanterías abiertas en vez de cerradas, para evitar la acumulación de humedad. Por otra parte, el mejor material para nuestras estarías es la madera, asique ni se os ocurra usar de metal o cristal… pues esas hacen que el aire no se renueve al contrario que con la madera. Recuerda también poner una tabla de madera en el fondo de las estanterías abiertas para que los libros no toquen la pared o en su defecto deja los libros con una apertura entre ellos y la pared.

- Ahora toca la temperatura. La humedad y la luz, otro gran enemigo para nuestros volúmenes. Para que se conserven en un estado óptimo, debemos tener nuestra biblioteca en un lugar seco, con luz tenue y ventilado. Y sí, esto es complicado la verdad, a no ser que tengas una buena casa con metros de más. Pero si vives en un pequeño piso es complicado. A no ser… que seas un vampiro y vivas en la más profunda oscuridad donde el tamaño de tu casa es lo de menos. 
Os recomiendo que el sol cuanto menos los toque mejor, pues el papel se degrada bastante rápido.
La humedad también está bien evitarla, pues van deteriorándolos poco a poco, por lo que evita habitaciones húmedas y creo que no hace falta que te diga que lo de regarlos tampoco les va bien. Por cierto, si a la humedad ambiental le añadimos temperatura alta tenemos un cóctel de hongos bastante interesante, así que cuidado. Si aun así encuentras uno de ellos con moho sepáralo de los demás lo antes posible para que no contamine a los compañeros como cual zombi.

- Cuando termines de leerlos no olvides sacar tu marca páginas, pues si lo dejas dentro de él mucho tiempo acabará dejando su forma y eso no lo quieres ¿verdad?

- Para proteger las portadas intenta no usar cubiertas de plástico autoadhesivas pues el pegamento que lleva puede decolorar las hojas. Para protegerlas te recomiendo que uses unas de tela que venden en las librerías o papelerías o incluso hagas tú una. Pero si aun así prefieres una de plástico usa las normales y utiliza poca cinta adhesiva, además de si vas a dejarlo una larga temporada en tu estantería se la quites para evitar que el pegamento haga de las suyas.

- Ni falta me hace deciros que evitéis el fuego, agua, comida y sobre todo no os humedezcáis los dedos con saliva al pasar las hojas, pues además de ser una guarrada, los ácidos que tiene pueden decolorar las hojas y darles un toque de perfume.

Y bueno, creo que eso es todo. Así que ya sabéis. CUIDADLOS. Ellos os cuidarían.

También podría gustarte

1 comentarios

  1. Hola! Te nomine al Liebster Award por si queres haerlo te dejo el link http://conloslibrosenlasnubes.blogspot.com.ar/2016/06/me-nominaron-otro-liebster-award.html
    Saludos!

    ResponderEliminar